Los robots autónomos móviles no reemplazan, transforman, el trabajo de las personas

Ciudad de México, 12 de enero de 2020.

Por Omar Alejandro Aquino Bolaños, Sales Director para Latinoamérica de MiR

Los robots han sido idealizados durante mucho tiempo en el arte y la cultura popular. En la actualidad, sin embargo, los robots no son solo máquinas ficticias. Los robots refuerzan su presencia cada vez más en fábricas, almacenes y todo tipo de negocios, donde comparten las tareas diarias con los trabajadores humanos. Mientras que los robots en muchas ocasiones obtienen buenos resultados al aumentar la productividad, ayudar a las empresas más pequeñas a competir con rivales más grandes e incluso permiten que los trabajadores humanos se transporten de aburridas tareas repetitivas a trabajos más interesantes, las historias sobre ellos aparecen en todo tipo de medios con mayor frecuencia donde a menudo se sospecha, o se les acusa directamente, de «robar» trabajos a los humanos.

¿Pero cuál es exactamente la relación entre los robots, en particular, los robots autónomos móviles (o AMR) y el trabajo humano? Para comprenderlo realmente y responder a las «acusaciones» que se están formulando contra los robots en la actualidad, primero debemos entender que los robots colaborativos están diseñados no para reemplazar a los trabajadores humanos, sino para ayudarlos mientras que los robots industriales tradicionales, que ya se han utilizado en muchas industrias por 50 años o más, realmente están diseñados para reemplazar a los trabajadores humanos.

¡Los robots reemplazan empleos!

En diferentes ocasiones nos encontramos con que la información vertida en los medios de comunicación se juega con el temor básico de que los robots están reemplazando a las personas como mano de obra primaria del mundo, y que esto nos dejará a los humanos sin una forma de ganarnos la vida. Tal cobertura en los medios y la respuesta de los funcionarios públicos sugieren que la preocupación por los robots que reemplazan trabajos es generalizada.

Por supuesto, no todos están de acuerdo. Los defensores de la tecnología robótica argumentan que cada nueva ola de automatización, desde máquinas de vapor hasta computadoras, ha llevado a generar un temor que la tecnología «monopolice» y excluya a los trabajadores humanos, pero en realidad ha generado ganancias netas en la creación de trabajos y no pérdidas de empleos a largo plazo.

El hecho es que la mayoría de los trabajos requieren habilidades humanas únicas y de acuerdo con un estudio reciente llevado a cabo por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD, por sus siglas en inglés) sugieren que menos del 10% de los trabajos pueden automatizarse por completo, lo que limita el número de trabajos que los robots probablemente «robarán» a los trabajadores humanos. La demanda de robots colaborativos autónomos móviles crece más rápido que la demanda de robots industriales tradicionales.

A su vez, la consultora BIS Research señala a través de un estudio, que el mercado de robots colaborativos alcanzará un valor de $2 mil millones USD para el año 2021.  Por lo tanto, en el futuro es más probable que veamos a humanos y robots trabajando juntos en las fábricas y no un escenario donde los humanos son reemplazados por completo.

Creación y reemplazo de empleos

Es un hecho que ninguna de las partes puede negar: algunos trabajos serán eliminados, pero la automatización robótica es un creador real de empleos. La mayoría de los estudios sobre los efectos de la automatización basada en robots sobre el empleo humano se centran en regiones geográficas limitadas o en industrias de mano de obra intensiva que dependen en gran medida del tipo de trabajadores que los robots pueden reemplazar fácilmente.

Sin embargo, incluso si los robots dejan sin trabajo a cierto número de trabajadores de ensamblaje, crearán trabajos más nuevos y mejor pagados en campos como la programación. Los robots eventualmente se convertirán en creadores reales de trabajos, pero estos serán diferentes a los trabajos anteriores.

Los gobiernos y su rol fundamental dentro del crecimiento

La «robofobia» generalizada a nivel empresarial también ha llamado la atención de los gobiernos. Los llamados a invertir en educación para preparar a los trabajadores para los empleos del mañana han ganado nueva popularidad a medida que los robots y su papel en el mercado laboral han ganado más y más atención, incluso se habla en algunos países de un impuesto a los «ingresos» de los robots, para generar ingresos que serían pagados como compensación a los trabajadores humanos que los robots han reemplazado.

Obviamente, tiene más sentido que los gobiernos inviertan en programas educativos y de capacitación para ayudar a los trabajadores a adaptarse a entornos tecnológicos cambiantes, en lugar de proteger artificialmente empleos que pueden automatizarse a través de un «impuesto a la renta» sobre robots u otras medidas que tendrían un efecto negativo efecto sobre la productividad general y la competitividad

Impulsando la competitividad

Donde sea que se implementen, los robots mejoran la consistencia de la calidad y el flujo; ambos permiten que una empresa fabrique productos de manera competitiva para el mercado global. Pequeños, fáciles de programar, flexibles y asequibles los «AMR» desempeñan un papel vital en la democratización de la automatización robótica para que prácticamente cualquier empresa de cualquier lugar pueda utilizarlos para aumentar su competitividad, siendo especialmente importante para las PyME, donde los “AMR” pueden ofrecer flexibilidad y productividad necesarias para competir con rivales más grandes.

Además, los robots están permitiendo a las compañías en países de alto costo «reapuntalar» parte de sus operaciones previamente subcontratadas a países de bajo costo, recuperando empleos y/o creando empleos nuevos. Cuando las empresas se vuelven más competitivas, ellas, sus proveedores y otras empresas interdependientes, crecen, creando nuevos empleos de todo tipo.

El toque humano de vuelta a los procesos productivos

Diferentes tendencias como la personalización masiva o consumidores globales que refuerzan su preferencia por productos que muestran un «toque humano» en forma de conocimiento de proceso avanzado que los robots no pueden obtener significa que no hay lugar para lo que se automatiza completamente o para las fábricas sin personal humano en el mundo.

Por el contrario, este tipo de entornos de «Industria 4.0» desempeñarán un papel vital en ciertos tipos de procesos de fabricación durante muchos años a futuro. Pero debido a que ese papel siempre será limitado, y debido a que la demanda de productos fabricados con un toque humano continuará aumentando, esperamos un impacto negativo mucho menor en el empleo de lo que se predice.

En conclusión, los robots, y los AMR en particular, crean más empleos regularmente mejor remunerados de aquellos que reemplazan, mejoran la productividad y aumentan la competitividad, todas razones excelentes para que los legisladores promuevan el uso de robots mejorando las habilidades de los empleados mediante el reciclaje y otras iniciativas educativas y para evitar erigir barreras en su adopción, como gravar o aumentar el costo de los robots.

Acerca de Mobile Industrial Robots:

Mobile Industrial Robots (MiR) desarrolla y comercializa la línea más avanzada de la industria de robots móviles autónomos, colaborativos y seguros (AMR, por sus siglas en inglés) que administran de manera rápida, fácil y económica la logística interna, liberando a los empleados para actividades de mayor valor. MiR ha establecido rápidamente una red de distribución global en más de 40 países, con oficinas regionales en Nueva York, San Diego, Singapur, Frankfurt, Barcelona y Shanghai. La compañía ha crecido rápidamente desde su fundación en 2013, con un aumento en ventas del 500% de 2015 a 2016 y del 300% de 2016 a 2017. Fundada y dirigida por profesionales experimentados de la industria robótica danesa, MiR tiene su sede en Odense, Dinamarca.

Para más información, visita: www.mobile-industrial-robots.com

Twitter | LinkedIn

Para más información contactar a: Lourdes Piqué Huguet, GPS Imagen y Comunicación México, lourdes.pique@gpscom.com Cel.: 55 4188 0895, Rubén Ocampo Villa, GPS Imagen y Comunicación México, ruben@gpscom.com Cel.: 55 1692 7643

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *