MINEROS

Ciudad de México, 6 de noviembre de 2019.

Por: Rosalba Amezcua

El Secretario General del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico FRENTE, Carlos Pavón Campos, acusó al Senador de la República por el Partido Morena, Napoleón Gómez Urrutia, de ser uno de los personajes que más se ha beneficiado y enriquecido con el llamado outsourcing.

El también diputado federal por el PRI criticó el doble discurso de Gómez Urrutia, en torno al tema de los trabajadores terceros, pues, dijo, por cada trabajador tercero, Napo llegó a cobrar grandes cantidades, lo que le significó vivir cómodamente durante su larga estancia en Canadá.

“Este tipo de convenios los repetía cada doce meses. Por una sola ocasión, Napo cobraba de 10 a 13 mil pesos, luego, diariamente el 7 % por ciento sobre un salario de 300 pesos, lo cual daba como resultado 21 pesos. De esta cantidad, Napo se queda con 15 pesos y el resto para los comités locales”, detalló Pavón Campos. Apuntó que en su momento, Gómez Urrutia,  presionó a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para que dicha dependencia le aceptara esos convenios que nunca se registraron en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje.

“Siempre ha buscado el dinero fácil sin importarle cómo hacerlo, su doble moral y discurso es deleznable ya que hasta la fecha no ha dado cuentas claras, por ejemplo, del destino de los 55 millones de dólares que le correspondía a los trabajadores”, dijo.

Asimismo, Pavón Campos recordó que el impulso de la tercerización en México se dio gracias al manejo indiscriminado de este tipo de convenios por parte del hoy Senador morenista.

“Si alguien debe estar en el banquillo de los acusados por beneficiarse indiscriminadamente de la tercerización, ese es Gómez Urrutia, ya que desde que se impuso como dirigente sindical, uno de los principales recursos, además de la extorsión a empresas, de los que ha vivido junto a su familia son los ingresos por parte de trabajadores terceros”, aseguró el dirigente del FRENTE.

El dirigente sindical también recordó que Napo exigía cien millones de dólares a cambio de levantar las huelgas de Cananea, Sombrerete y Taxco.

“Es una vergüenza que use su puesto como senador para dar una imagen falsa y sacar raja política: Nunca fue trabajador minero y nunca le han importado los trabajadores “, concluyó.

Rosalba Amezcua, amezcua418@gmail.com  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *