La recomendación de Banxico

Arturo Damm

“El gobierno federal ha venido sumando pendientes, en vez de haberlos restado, pendientes que debe atender, no porque lo diga el banco central, sino porque frenan el desempeño de la economía.”

En el último Anuncio de Política Monetaria (APM), correspondiente al 26 de septiembre pasado, el Banco de México (BM) leemos lo siguiente: “El entorno actual sigue presentando importantes riesgos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, su capacidad de crecimiento y el proceso de formación de precios en la economía. En este sentido, es particularmente importante que además de seguir una política monetaria prudente y firme, se impulse la adopción de medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión, una mayor productividad y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas. En este contexto, es necesario atender el deterioro en la calificación crediticia soberana y de Pemex, así como cumplir las metas fiscales para 2019 y los objetivos planteados en el Paquete Económico 2020. Asimismo, es indispensable fortalecer el estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad”.

¿De qué se trata? De tareas que el Gobierno Federal (GF) tiene pendientes, desde la consolidación de las finanzas públicas, que distan mucho de estar consolidadas, hasta el combate a la inseguridad, que dista mucho de ser combatida como debe serlo, tareas que el gobierno debe hacer para contribuir eficazmente al buen desempeño de la economía, comenzando por su crecimiento, que hoy (segundo trimestre del año) es de 0.3 por ciento, algo inaceptable.

Es interesante recordar lo dicho en el APM del 20 de diciembre de 2018, el primero emitido en el gobierno de AMLO: “El entorno actual presenta importantes riesgos de mediano y largo plazos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, su capacidad de crecimiento y la formación de precios en la economía. En este sentido, es particularmente importante que además de seguir una política monetaria prudente y firme, se impulse la adopción de medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión, una mayor productividad y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas, reforzando la transparencia y la rendición de cuentas”.

Si comparamos aquel APM con el último encontramos elementos comunes en los dos y elementos nuevos en el último. Comunes: medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión, una mayor productividad y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas. Nuevos: atender el deterioro en la calificación crediticia soberana y de Pemex y fortalecer el estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad.

Lo anterior quiere decir que el GF ha venido sumando pendientes, en vez de haberlos restado, pendientes que debe atender, no porque lo diga el BM, sino porque frenan el desempeño de la economía.

• Problemas económicos de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *