Entidades mexicanas, indefensas ante desastres: Moody’s

Ciudad de México, 8 de octubre de 2019.

Por Juan García Heredia

Al señalar que nuestro país es vulnerable a tormentas a lo largo de las costas del Golfo de México y del Pacífico, la calificadora Moody’s dio a conocer que «los estados mexicanos no están preparados para enfrentar desastres naturales sin ayuda».

Según la firma, los estados mexicanos están expuestos a desastres naturales, siendo las intensas lluvias y los huracanes los eventos más frecuentes, además de los sismos. Aunque el Gobierno de México otorga apoyo, los estados deben aportar al menos 50% de la reconstrucción de infraestructura pública local y en algunos casos asistir a municipios, lo cual ejerce presión en sus perfiles crediticios.

«Dado que los estados no tienen altos niveles de ingresos propios ni de liquidez para financiar la reconstrucción, generalmente negocian mayores transferencias federales o contraen deuda para cubrir nuevos gastos de capital. Si bien los estados deben crear fondos de desastres naturales y la regulación federal brinda incentivos para que los estados contraten seguros, los estados no están preparados para enfrentar desastres naturales sin apoyo», recalcó Moody’s en un reporte especial.

MEXICO VULNERABLE

Detalló que México es vulnerable a intensas lluvias, huracanes y sismos. «Entre 2009 y 2018, el 82% (en promedio) de las pérdidas y daños por desastres naturales fue de origen hidrometeorológico (intensas lluvias, inundaciones, huracanes y altas temperaturas) y el 13% fue geológico (incluyendo derrumbes, sismos, etcétera)».

En otro aspecto, Moody’s indicó: «Los sismos se originan principalmente en la costa del Pacífico y también pueden afectar a la Ciudad de México, dado que se encuentra en el lecho de un lago parcialmente seco, que intensifica las ondas de choque».

Los desastres naturales más devastadores de los últimos 10 años incluyen el Huracán Alex (2010), los Huracanes Manuel e Ingrid (2013) y, más recientemente (2017), los terremotos en el Estado de Oaxaca y el Estado de Chiapas, que también destruyeron viviendas y afectó parte de la infraestructura pública de la Ciudad de México, resaltó la firma.

«De acuerdo con la regulación federal -añadió-, el gobierno federal cubre el 50% del costo de la reconstrucción local para la primera vez que ocurre un desastre natural. Para los eventos subsiguientes que afectan la misma infraestructura, la ayuda que brinda el gobierno federal será menor. Además, en eventos posteriores, el gobierno federal brindará asistencia solo con la condición de que el estado ya cuente con un seguro para el activo público».

Más recientemente, la Ley de Disciplina Financiera estableció el requerimiento de crear fondos de desastres naturales con el excedente de ingresos presupuestarios. No obstante, los estados todavía están mal preparados para enfrentar futuros desastres naturales; solo un tercio de los estados calificados cuentan con seguros y, si bien varios estados están comenzando a crear fondos de desastres naturales, sus niveles son bajos, señaló Moody’s en su informe.

Juan, juanitogarciaheredia@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *