Refinería de Dos Bocas contaminará igual que 855 mil coches al año

Ciudad de México, 11 de septiembre de 2019.

Por Juan García Heredia

La política energética del gobierno federal como la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, aleja a México del cumplimiento de las metas internacionales para hacer frente a la emergencia climática, denunciaron organizaciones ambientalistas.
Según datos de Greenpeace y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), las autoridades nacionales siguen apostando a las fuentes fósiles como el petróleo y el gas, en vez de promover una política eficaz de transición hacia energías renovables y la movilidad no motorizada y eléctrica.

 pesar de que México es considerado un líder en cuanto al rol que ha jugado en las negociaciones internacionales para establecer compromisos de mitigación de Gases Efecto Invernadero (GEI), proyectos como la refinería Dos Bocas, que pretende construirse en el municipio de Paraíso, Tabasco, constituyen un paso en sentido contrario que lo distancia del objetivo de convertirse en una economía baja en carbono, señalaron dichas agrupaciones.

ndicaron que, en su adhesión al Acuerdo de París, México se comprometió -de manera condicionada-, a reducir sus emisiones GEI en 30% al 2020; 22% al 2030 y 50% al 2050. De acuerdo con el avance que el país tiene hasta el momento, será muy difícil cumplir con la meta establecida para el 2020, ya que en 2015, las emisiones fueron de 683 millones de toneladas de bióxido de carbono equivalente (MtCO2e), lo que supone que la reducción del 30% al 2020 será difícil de cumplir. Para lograr la meta al 2050, México deberá emitir únicamente 320 MtCO2e en dicho año.

o anterior significa que el esfuerzo realizado por el país hasta el momento es insuficiente. México requiere incrementar su ambición, pues su Contribución Nacionalmente Determinada (NDC, por sus siglas en inglés) y las metas de la Ley General de Cambio Climático (LGCC) no están en línea para cumplir los objetivos establecidos en el Acuerdo de París, insistieron Greenpeace y el Cemda.

En este contexto -añadieron-, proyectos como la refinería de Dos Bocas van en sentido contrario al camino que se ha fijado la comunidad internacional, de avanzar hacia economías bajas en carbono, basadas en una transición energética hacia fuentes renovables como la eólica y la solar con características de justicia, equidad y acceso a la energía.

Se destaca que, de acuerdo con cálculos realizados por el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, el total de emisiones de la refinería al año serían 2.16 millones de toneladas de CO2e, lo cual equivale a las emisiones de 855,020 vehículos compactos al año.En los próximos 20 años, solamente la operación de la refinería habrá emitido, aproximadamente, 43.2 MtCO2e. La NDC de México asume la reducción de 19 MtCO2e para el sector petróleo y gas (al 2030).

“Si la refinería empieza a operar en 2022, las emisiones de dicho año al 2030 sumarían 17.3 MtCO2e, lo que supondría poner en riesgo el cumplimiento de la NDC. Las emisiones de CO2 de la refinería Dos Bocas por los 20 años de operación establecidos en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), serían el equivalente a talar aproximadamente 183 millones de árboles. Si proyectamos una vida útil de 40 años, el equivalente es de más de 366 millones de árboles. Esto volvería prácticamente insignificante el esfuerzo anunciado por este gobierno de plantar 1 millón de árboles frutales y maderables durante todo el sexenio”, destacaron dichas organizaciones.

Resaltaron que la refinería estima procesar 340 mil barriles de crudo tipo maya diarios para satisfacer la demanda de producción nacional de gasolina y diésel con 172.2 miles de barriles (MBD) de gasolinas terminadas, 125.41 MBD de diésel ultra bajo azufre, 9.38 MBD de propileno, 9.25 MBD de propano y 8.40 Mtd de coque, pudiendo disminuir proporcionalmente la importación de gasolinas y diésel.

“Quemar todos los combustibles descritos anteriormente implicaría la emisión de 41 MtCO2 anualmente. Asimismo, hacerlo por los próximos 20 años como lo establece la MIA presentada por Petróleos Mexicanos, implicaría una emisión de aproximadamente 828 MtCO2. Lo anterior implica condicionar a México a seguir quemando combustibles fósiles, principalmente en el sector transporte, cuando hoy es el principal contribuidor de las emisiones a nivel nacional (25.1%) además de retrasar sustantivamente el cambio hacia otros esquemas de movilidad no motorizada y eléctrica”, señalan las referencias.

Greenpeace y el Cemda puntualizaron que “la continua extracción de hidrocarburos y su quema no es compatible ni con los compromisos asumidos por el país, los límites de temperatura acordados en el Acuerdo de París; ni con la posibilidad de garantizar a las generaciones futuras un futuro digno y el derecho a un medio ambiente sano”.


juan,
juanitogarciaheredia@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *