Facturación para operaciones de comercio exterior

Ciudad de México, 9 de septiembre de 2019.

El comercio exterior es una de las actividades clave para la economía de cualquier país. Para México, es uno de los motores más importantes de desarrollo a nivel regional y global. Sólo las importaciones y exportaciones con los Estados Unidos en 2018, representaron el 60% del PIB para México.

Entidades fronterizas como Ciudad Juárez, son representantes de los intercambios comerciales más intensos, debido a la cercanía geográfica con el país vecino, lo que obliga a los empresarios y emprendedores en ciudades fronterizas con estas características a conocer más a fondo el tema de facturación electrónica en operaciones de comercio exterior.

Como sabemos, la factura electrónica es un mecanismo fiscal que lleva 10 años utilizándose y perfeccionándose en México, siendo obligatoria para todos los contribuyentes desde hace 5 años. Desde el año 2018, se volvió obligatorio el uso del complemento de comercio exterior para este tipo de operaciones, que es una sección adicional de la factura que sirve para documentar, de forma correcta, el intercambio de mercancías hacia un país extranjero.

Todas las empresas que buscan exportar, se preocupan por cumplir requisitos sobre las mercancías, transportación, logística, agente aduanal, sin embargo, muchas, olvidan o no le dan la importancia debida a la facturación electrónica para operaciones de comercio exterior. Para la generación de este tipo de comprobantes fiscales, no es posible crearlos desde ningún servicio gratuito de facturación electrónica, lo que es indispensable para permitir la salida del país de productos o mercancías.

Si bien, no se necesita una maestría en contabilidad para poder hacer una factura de comercio exterior, el realizarla correctamente tiene un cierto grado de dificultad. Es recomendable para empresas y emprendedores que buscan exportar sus productos, el poner atención a este importante detalle antes de verse en situaciones que pueden comprometer su negocio. En casos graves de omisión o desconocimiento de este trámite se llega a detener el tránsito de los contenedores en fila para salir de la frontera por este detalle en la factura electrónica de comercio exterior. ¡Cuidado!

La recomendación es que si una empresa o emprendedor busca realizar operaciones de comercio exterior, incluyan, dentro de su lista de actividades, revisar el proceso de generación de la factura para evitar sorpresas de último minuto. Un CFDI de comercio exterior, además de la información que normalmente colocamos en una factura nacional, debe contener:

1. El tipo de cambio en dólares de Estados Unidos y la moneda extranjera en la que se vaya a realizar la operación.

2. Definir si la mercancía es realmente enajenada, es decir, si es vendida, o bien si no se trata de una operación de compra-venta, por ejemplo su sólo se enviarán muestras. Esto porque el tipo de comprobante a generar es distinto en cada caso. Si la mercancía no es vendida, será necesario aclarar el motivo del traslado de acuerdo al catálogo específico de la página del SAT http://omawww.sat.gob.mx/tramitesyservicios/Paginas/documentos/c_MotivoTraslado.xls y hacer un CFDI de traslado.

3. Conocer la clave del país al que se enviarán las mercancías. En este punto, la autoridad fiscal mexicana tiene una serie de catálogos que tienen distintos usos, pero hay uno en especial donde se consultan las abreviaturas que se utilizan para cada país.

4. El número de registro de identificación tributaria del país destino. Lo cual sería el equivalente mexicano al RFC o Registro Federal de Contribuyentes. Por ejemplo, en Estado Unidos se llama Tax id (Tax Identification), en España se llama

NIF (Número de Identificación Fiscal), en Inglaterra se llama TIN (TAX Identification Number).

5. Conocer en su caso si debe agregarse un certificado de origen.

6 Conocer el número de exportador confiable, en caso de estar enviando mercancías a la Unión Europea.

7. Debe registrarse el Incoterm, que son los términos de comercio internacional con los que se embarca la mercancía, de acuerdo a los catálogos del SAT.

8. Se requiere la CURP en el caso de personas físicas.

9. Se requiere conocer las fracciones arancelarias de las mercancías y en su caso hacer las conversiones de acuerdo a las unidades de medida que se usen para cada una de ellas.

Estos “detalles” técnicos pueden hacer la diferencia entre un comercio ágil y continuo que genere utilidades, empleo y riqueza, o bien, pérdidas, gastos sorpresa y en casos graves, la imposibilidad de realizar operaciones de comercio exterior desde una ciudad fronteriza mexicana.

Es clave que los empresarios, emprendedores y dueños de negocio se asesoren con expertos en la materia si desean realizar sin problemas, la exportación de sus productos y mercancías.

Visite www.comprobantesfiscalesdigitales.com

Fuentes:

https://www.sat.gob.mx/consultas/61165/comprobante-de-comercio-exterior
http://revistasacademicas.ucol.mx/index.php/portes/article/view/1646/2015

Contacto de prensa, Luis Manuel López, luis@lraservices.com Of. (+52 55) 6718 0978

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *