Desigualdad y distribución de la riqueza

Ciudad de México, 10 de junio de 2019.

Si produzco y ofrezco más bienes y servicios, que incluyen mi trabajo y que demandan los demás por considerarlos valiosos, recibo más y puedo demandar más. Mi nivel de vida mejora en relación a lo que aporto, considerado útil y relativamente escaso en el mercado.

 Tanto en los países donde los socialistas llegaron al poder y le trasladaron al Estado el controlcompleto de la economía o donde el fisco sirve como instrumento para distribuir la riqueza en nombre de la “justicia social”, no se ha resuelto el problema de la desigualdad social.

Las promesas de combatir las desigualdades mediante más impuestos son fáciles de vender por los políticos para ganar votos, y de aceptar por quienes, preocupados por la pobreza, pero ignorantes de los mecanismos económicos, creen que su reducción depende de repartir la riqueza de los ricos entre los pobres.

La verdadera solución a la pobreza es producir más, mejor y más barato para un mayor número, como sucede cuando hay más creación de riqueza y se distribuye a través de un mercado libre y competitivo.

La realidad del siglo XX nos hacer ver (hay datos y hechos para demostrarlo) que en aquellos países donde predominó el llamado sistema de mercado o capitalista con menores grados de intervencionismo del Estado, fue donde la clase media y los pobres –a pesar de las grandes brechas con los ricos- tuvieron mayor poder adquisitivo que en aquellos donde el gobierno planificó la economía y era propietario de la mayoría de las empresas y distribuyó la riqueza a su arbitrio.

CLIC AQUÍ para ver entrevista

Redes sociales

Facebook: Prof.Luis.Pazos

Twitter: luispazos1

Youtube: Luis Pazos

Página web: luispazos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *