La bolsa, ¿qué nos indica?

Arturo Damm

EL IPC TODAVÍA NO RECUPERA EL NIVEL QUE TUVO ANTES DE LA ELECCIÓN. EN TÉRMINOS DE CONFIANZA, ¿QUÉ SIGNIFICA?”

El pasado viernes el Índice de Precios y Cotizaciones, IPC, de la Bolsa Mexicana de Valores, BMV, cerró en 44, 898.86 puntos, lo cual significó dos cosas. Primera: se ubicó en su máximo nivel, en lo que va del sexenio, y en lo que va del año. Segundo: la ganancia el viernes fue de 2.34 por ciento, la máxima ganancia del IPC, tanto en lo que va del sexenio, como en lo que va del año. Buenos resultados, sobre todo si las ganancias del IPC se consideran como efecto de la confianza de parte de los inversionistas (en este caso especuladores) y las pérdidas como consecuencia de su desconfianza. Analicemos el comportamiento del IPC, y de la confianza o la desconfianza, desde el triunfo de AMLO en la elección hasta el pasado viernes.

El lunes 2 de julio, un día después de la elección, el IPC perdió 2.16 por ciento. Tres días después, el jueves 5, avanzó 2.63 por ciento y cerró aquella a semana, el viernes 6, con una ganancia semanal de 2.08 por ciento.

Del viernes 6 de julio al viernes 26 de octubre el IPC tuvo un comportamiento normal, con los altibajos propios de un mercado bursátil, si bien es cierto que con tendencia a la baja. En ese lapso perdió 5.56 por ciento.

El primer tropezón grave lo tuvo el IPC el lunes 29 de octubre, el día que AMLO anunció la cancelación de la construcción del NAICM en Texcoco. Ese día, tal y como era de esperarse, dada la desconfianza que la decisión generó, el IPC perdió 4.39 por ciento, en su momento la mayor caída del 2018. Una semana después, el lunes 5 de noviembre, el IPC ganó 2.93 por ciento y se ubicó por arriba del nivel registrado el viernes 26 de octubre, antes del anuncio de la cancelación del NAICM. El primer tropezón se había superado.

El segundo tropezón grave del IPC tuvo lugar pocos días después del primero, el 8 de noviembre, cuando Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena, anunció su intención de regular distintas comisiones bancarias, lo cual volvió a generar desconfianza y, consecuencia de ello, una nueva caída del IPC, que es día perdió 6.17 por ciento, que fue la peor caída de la BMV en el 2018.

La tendencia a la baja se mantuvo hasta el 26 de noviembre, día en el cual el IPC se ubicó en su menor nivel del 2018, 39,427.38 unidades. A partir de entonces, con los habituales altibajos a lo largo del camino, el IPC ha ganado terreno. De entonces al pasado viernes avanzó 14.11 por ciento, alcanzando su máximo nivel en lo que va del sexenio y en lo que va del año.

Sin embargo, en esas 44,989.86 unidades, el IPC todavía no recupera el nivel que tuvo antes de la elección, el viernes 29 de junio, en los 47,663.20 puntos, encontrándose 5.61 por ciento por debajo. En términos de confianza, ¿qué significa?

• Problemas económicos de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *