INVEX: EXPECTATIVA PARA LA ECONOMÍA MEXICANA EN 2019

Ciudad de México, 5 de enero de 2019.
Por: Joan Enric Domene, analista económico en INVEX
El Proteccionismo económico y la persistente inestabilidad política lastrarán el crecimiento del PIB mundial.
La economía estadounidense perderá tracción, aunque los sólidos fundamentales del mercado laboral sostendrán el crecimiento (est. INVEX 2.4% anual).
El moderado crecimiento global mantendrá las presiones inflacionarias acotadas, facilitando un proceso de normalización monetaria global más paulatino.
Las economías emergentes resentirán la reducción en estímulos monetarios, una menor demanda global y bajos precios de materias primas.
La economía mexicana presentará un persistente escenario de incertidumbre que lastrará el crecimiento. Sin embargo, la continuidad de un tratado comercial con EE.UU., un firme mercado laboral y altas remesas sientan las bases para el crecimiento (est. INVEX 2.1% anual).
La inflación general en México se ubicará cercana al 4.0%, ante la debilidad del peso y persistentes choques en el rubro no subyacente.
Una agenda económica difusa del nuevo gobierno perpetuará un escenario de alta incertidumbre y episodios de volatilidad financiera.
Esperamos que persista la debilidad del peso, con un tipo de cambio promedio de 19.80 MXN por USD.
La política monetaria de Banxico mantendrá un sesgo restrictivo, sin mucho espacio para recortes en la tasa de referencia.
El premio por riesgo se mantendrá elevado por factores de incertidumbre y la reducción de estímulos monetarios en Estados Unidos.
El compromiso de la nueva administración con las políticas de austeridad y el respeto y continuación de las reformas estructurales representan los principales riesgos para el año.

ENTORNO GLOBAL: Proteccionismo y agendas políticas lastran el crecimiento.
Analistas privados e instituciones internacionales anticipan un menor crecimiento de las economías desarrolladas en 2019 (consenso: 2.1%), así como una desconexión de los ciclos económicos ante un aumento del proteccionismo y la persistencia de tensiones geopolíticas. De un lado, los altos niveles de crecimiento observados en 2017 y 2018 generarán una difícil base de comparación para el crecimiento global estimado en 3.7%. Del otro, las medidas proteccionistas lastrarán el crecimiento del comercio, acentuando las desaceleraciones en Japón y Europa. En Europa, una complicada salida del Reino Unido de la Unión Europea y la ampliación de divisiones políticas entre los miembros de la Eurozona implicarán una recuperación económica desigual.
En Estados Unidos, anticipamos una desaceleración del crecimiento a una tasa de 2.4% (AaA Vs 2.8% en el 2018) ante la disipación de los incentivos fiscales a la inversión y un deterioro del sector exportador neto. Sin embargo, el firme mercado laboral seguirá apoyando el consumo, aunque con un balance de riesgos sesgado a la baja. Las barreras comerciales podrían generar un aumento temporal de los precios, aunque la desaceleración económica y la posibilidad de bajos precios energéticos restarán presión. Asimismo, la posibilidad de que el dólar se mantenga relativamente fuerte ayudará a contener las presiones inflacionarias. Anticipamos una inflación general promedio de 2.2%, aunque el rubro subyacente, que excluye elementos volátiles como energéticos y alimentos frescos, podría mantenerse en 2.0%.
La recuperación reciente de las economías y las distorsiones acumuladas en el sector financiero aseguran la continuidad de un proceso de normalización monetaria por parte de los principales bancos centrales. Sin embargo, un escenario internacional adverso sugiere que el ritmo de normalización podría ser menor a lo anticipado anteriormente. En Estados Unidos, un crecimiento más lento, aunque sostenido, con pocas presiones inflacionarias favorecerá una mayor gradualidad de alzas. Los miembros del FOMC sostienen la idea de que es necesario regresar a una tasa consistente con los niveles estimados de la tasa neutral de largo plazo, lo que sugiere un máximo de dos incrementos adicionales de 25 pb durante el año hasta el 3.0%. En Europa, el BCE ya anunció la reducción del programa de compra de deuda, aunque las tasas podrían mantenerse en mínimos históricos durante la mayor parte del año.
En cuanto a las economías emergentes, esperamos que sufran las distorsiones de las políticas monetarias en economías desarrolladas, un menor comercio global y los vaivenes en los precios de materias primas. Además, las tensiones geopolíticas, ante agendas cada vez más divergentes, sugieren un escenario de persistente inestabilidad. En China, la guerra comercial con EE.UU. y el cambio estructural hacia una economía de consumo interno sugieren un menor crecimiento; sin embargo, el gobierno y el banco central mantendrán una amplia batería de estímulos para evitar una fuerte desaceleración de la economía.


MÉXICO: Persistencia de incertidumbre lastrará el crecimiento.
Un escenario internacional adverso y una agenda económica difusa por parte del nuevo gobierno podrían generar un escenario de persistente incertidumbre que lastre el crecimiento. Anticipamos un crecimiento moderado de 2.1% debido a un escenario poco favorable para la inversión. Sin embargo, un mercado laboral firme, niveles máximos de remesas y la compenetración del ciclo económico con EE.UU. a través del T-MEC sientan las bases para un crecimiento positivo.
La reforma fiscal y la laboral han incentivado la contratación formal, por lo que se aprecia un aumento de la masa salarial que sostiene un crecimiento firme del consumo. Además, la mejora del mercado laboral en EE.UU. estimula el envío de remesas, que durante 2018 alcanzó niveles máximos históricos, y esperamos que sumen 32,000 millones de dólares en 2019. Cabe destacar que el gobierno pretende reorganizar el gasto público para incrementar las transferencias y programas sociales a costa de reducir el gasto corriente. No obstante, reconocemos que los altos precios energéticos y mayores costos de endeudamiento limitarán el consumo privado con un crecimiento anual de 2.6%, ligeramente inferior al 2.8% estimado para 2018.
En cuanto al sector industrial, anticipamos un ligero repunte tras un débil desempeño en 2018. Si bien la reducción en la producción petrolera seguirá lastrando el sector minero y el pesimismo del sector privado limitará el crecimiento de la construcción, la manufactura podría presentar un mejor dinamismo. El nuevo tratado comercial alcanzado entre Canadá, Estados Unidos y México (T-MEC) perpetúa la interconexión de cadenas productivas que generó el TLCAN. Además, las tensiones comerciales globales otorgan a México una ventaja competitiva aún mayor al contar con numerosos tratados comerciales. Por lo tanto, esperamos un incremento de 1.0% en el sector industrial.
El sector externo seguirá lastrado por un déficit estructural petrolero, aunque se beneficiará de un crecimiento firme de las exportaciones manufactureras. El aumento constante de la demanda por gasolina y gas contrasta con la reducción en la producción y refinamiento nacional. Por el lado positivo, el gobierno planea redoblar la inversión pública en el sector, lo que podría favorecer un eventual aumento de la producción. Asimismo, esperamos que la competitividad del sector manufacturero mexicano, la interconexión con el sector industrial norteamericano y la debilidad del peso incentiven un crecimiento firme de las exportaciones. Anticipamos un déficit comercial de (-) 10,000 millones de dólares, lo que representa una ligera reducción respecto a los niveles estimados en 2018 de (-) 12,000 md.
Este escenario de reducción en el déficit comercial y altas remesas limitará el déficit de la cuenta corriente que estimamos en (-) 22,000 md (equivalente al 2.0% del PIB vs. 1.8% estimado en 2018). Por otro lado, la cuenta financiera podría resentir el escenario de alta incertidumbre y la menor liquidez generada por el proceso de normalización monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos. No obstante, las altas tasas locales mantendrán el perfil de atracción de la deuda mexicana, que luce aún positiva. De igual modo, esperamos un flujo de 26 mmd en inversión extranjera directa, apoyados por un escenario menos pesimista en el sector petrolero y las reinversiones en el sector manufacturero.


Los Criterios Generales de Política Económica 2019 presentados por el nuevo gobierno mantienen el compromiso de consolidación fiscal trazado por la administración anterior. Se anticipa un ingreso petrolero de 1,045 mp (1.0% superior a lo esperado para 2018) y una recaudación no petrolera de 4,229.5 mp (inferior en – 0.9% a lo estimado para 2018). Por otro lado, se planeó un gasto total de 5,778.3 mmp, 6.1% superior a lo aprobado para 2018, pero inferior en (-) 0.2% a lo esperado. Las medidas de austeridad se centran en un recorte al gasto de servicios personales, donde se observa un menor gasto en Poderes y Entes Autónomos del gobierno.
El programa apunta a un superávit primario de 1.0% del PIB, lo que sugiere un déficit de los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) de (-) 2.5% del PIB, que ayude a reducir la deuda pública. No se introducen cambios impositivos, aunque se observa un reacomodo del gasto a favor de la inversión en las empresas productivas del estado y las transferencias. La ejecución fiel del programa reduce la posibilidad de una revisión negativa a la calidad crediticia del país al asegurar una estabilización de la deuda pública.
Sin embargo, será importante vigilar la implementación ante el riesgo de que choques externos o internos desvíen las proyecciones o que haya efectos adversos de las decisiones políticas. En especial, existe el riesgo de que la reducción de tasas impositivas en la frontera o sobre el IEPS a gasolinas dificulte el cumplimiento de las metas. Por otro lado, no se observan provisiones ante la posibilidad de pagos potenciales derivados de la cancelación del NAICM o los generados por los proyectos prioritarios de inversión. El presupuesto no deja espacio para desviaciones, por lo que esperamos que las finanzas públicas sigan siendo un foco de riesgo. De hecho, las finanzas públicas en un horizonte más amplio seguirán siendo frágiles y expuestas a una ampliación del déficit a no ser que se refuercen los ingresos tributarios no petroleros.
Conclusiones
El contexto global será volátil. La acumulación de tensiones comerciales y geopolíticas sugiere un menor crecimiento. Prevemos poca presión sobre la inflación por el menor crecimiento y el descenso de los precios de bienes básicos, especialmente los energéticos. Anticipamos una moderación en los procesos de normalización monetaria en los países desarrollados y la persistencia de tensiones en el terreno político, lo cual limitará la perspectiva de rendimientos favorables en los mercados y por ende los flujos de inversión hacia el segmento emergente.
En este contexto complicado, la desconfianza sobre la agenda económica del nuevo gobierno por parte del sector privado lastrará la inversión y contrarrestará parcialmente el crecimiento del consumo privado, lo que sugiere un crecimiento moderado en México.
El deterioro del panorama inflacionario y la acumulación de choques limitarán la velocidad de desaceleración de la inflación, por lo que Banxico se verá forzado a mantener una posición restrictiva para anclar las expectativas. No obstante, este escenario de holgura en la economía, restricción monetaria y austeridad fiscal facilitará el descenso gradual de la inflación hacia el rango superior del objetivo de Banxico. La conducción de una política fiscal responsable será primordial para mantener la estabilidad financiera del país y contener las presiones externas.
El tipo de cambio y las tasas sufrirán episodios de volatilidad, aunque esperamos que se vean limitados por el compromiso con la responsabilidad fiscal y un amplio diferencial por riesgo en tasas respecto al resto de la región.
Acerca de INVEX
INVEX es un grupo empresarial mexicano que genera soluciones especializadas. Con más de 25 años en el mercado, está conformado por divisiones de Banca Privada, Banca de Empresas, Fiduciario, Tarjetas, Arrendadora e Infraestructura. INVEX se ha caracterizado por su sana trayectoria y por mantener un constante crecimiento. Las acciones de INVEX cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, bajo la clave de pizarra “INVEX A”. Para más información, visita invex.com.
Síguenos en: witter: @INVEX acebook: /INVEX inkedIn: /company/invex
La información contenida en este reporte proviene de fuentes consideradas como fidedignas, sin embargo no se considera completa y su precisión no es garantía, ni representa una sugerencia para las decisiones en materia de inversión. Ni el presente documento, ni su contenido, constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni pueden servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Cualquier opinión o estimación contenida en este reporte constituye el punto de vista de los analistas de INVEX Grupo Financiero S.A. de C.V. a la fecha de publicación y puede estar sujeta a cambios sin necesidad de previo aviso. INVEX, Grupo Financiero no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Este reporte es propiedad de INVEX Grupo Financiero y no puede ser reproducido o utilizado parcial o totalmente por ningún medio, ni ser distribuido, citado o divulgado sin previo consentimiento de la Dirección de Análisis de INVEX Grupo Financiero. INVEX Grupo Financiero, sus subsidiarias, empresas afiliadas, empleados o las personas relacionadas con ellas, no serán responsables de daños y perjuicios de cualquier tipo que pretendan imputarse por el uso de esta publicación. INVEX Grupo Financiero, busca tener negocios con compañías y/o valores mencionados en este reporte. Como resultado, los inversionistas deben tomar en cuenta que la compañía, pudiera tener conflictos de interés que afectan la objetividad de este reporte. Los inversionistas deben considerar este reporte como un factor individual dentro de la toma de decisiones de inversión. El inversionista que tenga acceso a este documento debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que deberá procurarse el asesoramiento específico y especializado que considere necesario. Reporte para fines meramente informativos. Información adicional disponible bajo solicitud.
Contactos de prensa: Martín Góme, BC, Martin.Gomez@bcw-global.co Tel. 5351.6500 ext.6569

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *