EL TRABAJO A DISTANCIA AHORRARÁ 214 MILLONES DE TONELADAS DE CO2 EN 2030

Ciudad de México.

 

 

 

 

La contaminación es un problema que afecta a México desde hace más de dos décadas. Es un fenómeno que ha ido crecido con el paso del tiempo, cada vez abarca más zonas aledañas a la Ciudad de México e incluso hoy por hoy a capitales de otros estados como Monterrey, Puebla y Guadalajara, la padecen a pesar de que iniciativas como EcoBici, el Hoy No Circula y nuevas leyes que se han hecho por

una mejora ambiental no ha sido suficiente para reducir la huella de carbono que está impulsando el calentamiento global.

Un claro ejemplo de cómo la contaminación ambiental va en aumento es el uso de gasolina por habitante en la Ciudad de México que, para satisfacer sus necesidades de llegar al trabajo, en los últimos 4 años creció en 36.6%, informó la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México (Sedema).  Lo que además de generar contaminación, ocasiona otras complicaciones entre los automovilistas, ya que llegan a ocupar 66% más de tiempo de viaje atorados en el tránsito en cualquier momento del día provocándoles estrés, lo que les representa una baja en su productividad al llegar a su oficina y un desbalance en su vida familiar al no convivir tiempo suficiente con su familia y amigos.

Regus preocupado por el presente panorama comisionó a investigadores especializados en desarrollar un estudio sobre cómo el Trabajo Flexible podría auxiliar a reducir el dioxido de carbono en las principales ciudades que sufren de un alto tránsito vehicular como Ciudad de México; revelando que si incrementará el uso de espacios de trabajo flexible en el mundo laboral y empresarial, se reducirá los niveles de dióxido de carbono a 214 millones de toneladas al año para el 2030, equivalente a la cantidad de carbono que absorberían 5.5 mil millones de árboles en un lapso de 10 años.

Situaciones que está provocando el calentamiento global como desastres naturales y mala calidad en el aire, entre otras han hecho que países como el Reino Unido tenga previsto ahorrar 7.8 millones de toneladas de CO2 para el 2030, gracias al ahorro de 115 millones de horas de traslado al trabajo cambiando una forma de trabajo flexible. Mientras tanto, el país que experimentará el ahorro de emisiones de carbono anual más grande para el 2030 es Estados Unidos, se pronostica que ahorrarán casi 960 millones de horas en transporte a su trabajo y, ya que los estadounidenses dependen en gran medida de automóviles, este tiempo ahorrado se traduce en más de 100 millones de toneladas de CO2.

“El trabajo flexible contribuye un poco frente a los objetivos del cambio climático, de acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el mundo necesita reducir anualmente sus emisiones de gases de efecto invernadero entre 12 y 14 mil millones de toneladas métricas adicionales para el 2030 a fin de tener una oportunidad de disminuir el calentamiento global 2 grados Celsius.[1] Al permitir que sus trabajadores se establezcan en una ubicación más cerca de su hogar y eliminar el uso de los medios de transporte para llegar al trabajo, se ahorrarán millones de toneladas de carbono cada año. Con un medio ambiente en crisis, ofrecer una forma de trabajo flexible no solo es algo urgente a nivel personal y empresarial, sino algo que también beneficiaría al planeta”. asevera Mónica Sansores – VP de Regus en México.

El estudio de Regus analizó el impacto socioeconómico del trabajo flexible en 16 países: Australia, Austria, Canadá, China, Francia, Alemania, Hong Kong, India, Japón, Países Bajos, Nueva Zelanda, Polonia, Singapur, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos. El estudio reveló lo siguiente:

El trabajo flexible aportará $10.04 billones a la economía de 16 países para 2030, más que el PIB actual de Japón y Alemania en conjunto.

Para el 2030, Estados Unidos podría experimentar un impulso económico que podría alcanzar hasta los $4.5 billones anuales gracias al trabajo flexible, más del 20 % de su PIB actual y más del PIB actual total de Alemania.

La proporción de personas que trabaja de manera flexible en China seguirá siendo relativamente pequeña, sin embargo, experimentará el mayor aumento relacionado en productividad económica, la cual alcanzará hasta el 193 % en 2030 en comparación con la de 2017. Esto podría equivaler a un enorme aumento general de $1.4 billones.

El trabajo flexible podría permitir un ahorro de más de 3.5 mil millones de horas en traslados al trabajo en 16 economías para el 2030.

Si más personas en Estados Unidos trabajaran de manera flexible, se podrían ahorrar casi 960 millones de horas. Ese es el equivalente a casi un día extra entero de vacaciones para cada persona que trabaja en Estados Unidos.

China muestra el mayor aumento potencial en ahorro de tiempo, ya que las personas aquí se evitarían hasta 1.4 mil millones de horas en traslados al trabajo gracias al trabajo flexible.

Las horas de traslado al trabajo y el ahorro de carbono se calcularon con el uso de un escenario de ‘crecimiento acelerado’ en la adopción del trabajo flexible. También se utilizó un escenario de ‘crecimiento normal’, que no aparece en esta alerta.

ACERCA DE REGUS

Regus es el proveedor líder a nivel mundial de espacios de trabajo. Hemos creado una red inigualable de oficinas, espacios de coworking y salas de juntas para que las empresas las usen en cada ciudad del mundo. Se trata de una infraestructura global diseñada para permitirle a los negocios aprovechar cada oportunidad. Nuestra red de espacios de trabajo permite que las empresas puedan trabajar desde cualquier lugar, sin costos iniciales ni inversión de capital. Le ofrece a nuestros clientes ventajas económicas inmediatas y la oportunidad de subcontratar por completo la gestión de su oficina. Está diseñada para aumentar la productividad y conectar a 2.5 millones de profesionales que comparten los mismos intereses: una comunidad global al instante y un lugar para sentirse a gusto.

Julio Rubio, jrubio@squadracomx.com

Deja un comentario