SALUD MASCULINA EN CRISIS, CÁNCER DE PRÓSTATA REQUIERE MAYOR ATENCIÓN

Ciudad de México, 08 de noviembre de 2018.

El cáncer de próstata es el de mayor incidencia entre los hombres mexicanos

Especialistas piden a los mexicanos acudir a exámenes médicos que permitan diagnosticar tempranamente cáncer de próstata y con ello, incrementar éxito del tratamiento

Movember, moustache (bigote) + november (noviembre), es una campaña global que invita a los hombres a cuidar su salud y mejorar su calidad y expectativa de vida

 

 

 

 

El cáncer de próstata es el más frecuente de los carcinomas entre los hombres mexicanos, especialmente en los mayores de 60 años y es la causa más común de muerte en los de más de 75 años. Es de los pocos tipos en los que el actuar a tiempo, marca la diferencia en lograr una mayor cantidad y calidad de vida, aseguró el Doctor Manuel Acuña Tovar, adscrito al Hospital ABC Campus Observatorio.

“Es evidente que la salud masculina está en crisis ya que, a escala global y en promedio, los hombres viven seis años menos que las mujeres; y el cáncer de próstata es de las principales causas, con la mayor incidencia y una alta tasa de mortalidad cuando no es detectado y tratado a tiempo”, destacó el también especialista en cirugía oncológica Acuña Tovar.

La próstata es una estructura (glándula) suave, en forma de nuez, que forma parte del aparato reproductor masculino y rodea el conducto (uretra) por el que se deshecha la orina desde la vejiga, y su presencia no causa ningún problema, explicó este experto, certificado por el Consejo Mexicano de Oncología.

Con el paso de los años, la próstata puede agrandarse, pudiendo ser o no ser por cáncer; en ambos casos, provoca síntomas muy parecidos, por ejemplo: hay demora o lentitud al iniciar la micción; goteo o escape involuntario de orina, con mayor frecuencia después de orinar; flujo lento, débil; esfuerzo al orinar o se es incapaz de vaciar la vejiga; presencia de sangre en la orina o semen. De ahí, la necesidad de varios estudios que definan si es o no”.

El beneficio de cualquier prueba de detección, destacó, “es encontrar el cáncer de forma temprana, cuando es más fácil de tratar. No hay un único examen que funcione de igual manera para todos, por lo que se pueden pedir varias pruebas y definir el diagnóstico”.

Uno de los exámenes, es la prueba del antígeno prostático específico que ayuda a verificar la presencia y cantidad de dicha sustancia en la sangre. “Pero, en algunos casos, un alto nivel de este antígeno, puede significar una infección o un agrandamiento, sin ser cáncer; de tal manera que, se debe hacer otra prueba sanguínea o una biopsia; ya que el ultrasonido o resonancia magnética, también son pruebas imprecisas para detectarlo”.

El examen de tacto rectal o de exploración digital, es una prueba en la que el médico inserta un dedo – lubricado, protegido con un guante – en el recto. Esto le permite al doctor tocar para revisar la próstata en busca de protuberancias, superficies duras e irregulares o zonas inusuales. La mayoría de cánceres, en estadios tempranos, no se sienten con este examen.

En cuanto a los tratamientos para el cáncer de próstata, se escogen con base a una evaluación muy completa de cada paciente. “Algunas veces, podemos recomendar un esquema de atención con base en el tipo de cáncer y sus factores de riesgo. Otras veces, podemos dar dos o más tratamientos simultáneos para ayudarlo”, dijo.

Entre las diferentes opciones que ofrecen la mejor oportunidad de curar un cáncer de próstata o controlar su propagación, destaca la prostatectomía radical, “una cirugía en la que extirpamos completa la próstata y parte del tejido que la rodea”, explicó el experto en cirugía oncológica, Manuel Acuña Tovar, adscrito al Hospital ABC Campus Observatorio.

La radioterapia es otra opción que se llega a utilizar después de la cirugía, si existe un riesgo de que las células del cáncer pudieran estar presentes todavía. Una de las más innovadoras terapias consiste en colocar dentro de la próstata “semillas radioactivas” (braquiterapia), para cánceres más pequeños, detectados a tiempo y de crecimiento lento; pero también se puede combinar con radioterapia, que es más utilizada para cánceres más avanzados.

La hormonoterapia, está enfocada en disminuir el efecto de la testosterona o bien, bloquear la acción de los andrógenos en este cáncer masculino; y ésta puede incluir la extirpación de los testículos (orquiectomía). La inmunoterapia, ayuda al sistema inmune del cuerpo a combatir el cáncer. La quimioterapia, se base en el uso de uno o varios fármacos.

“Nuestra intención, siempre será ofrecer la mejor opción para tratar a cada paciente. Pero lo más importante, en ésta como en cualquier enfermedad, es el diagnóstico temprano, de ahí la importancia de campañas de concientización como Movember – moustache + november –, en la que los hombres dejan crecer su bigote todo el mes de noviembre y se organizan diferentes acciones para promover temas de salud masculina”, refirió.

A nivel mundial, en promedio, los hombres mueren 6 años más temprano que las mujeres. El estado de la salud masculina está en crisis. En pocas palabras, los hombres están muriendo demasiado jóvenes.[1] El impacto del cáncer de próstata y testicular en sus vidas es sustancial ya que es el segundo tipo más común a nivel mundial y el número de casos esperados es casi el doble de 1,7 millones para el 2030.[2]

Por ello, “mi invitación es a que los hombres conozcan: los síntomas, pruebas, tratamientos y medidas preventivas; pues hemos observado que con más información, deciden acercarse con mayor confianza, y podemos actuar temprano, lo que incrementa las tasas de éxito en los tratamientos”, aseguró el especialista del Hospital ABC Observatorio, por lo que pone a disposición los teléfonos: 5276-2476 ó 2614-5729 para atender cualquier duda razonable sobre este padecimiento que afecta a los hombres, y a quienes los quieren.

[1] Web: https://ex.movember.com/es/about/foundation

[2] Ibidem

Efren Echeverria

Deja un comentario