BENDECIRE AL MEXICANO

Ciudad de México, 6 de julio de 2018.

 

 

 

MARÍA LUISA ALARCÓN HERNÁNDEZ

POETISA DEL BICENTENARIO DE MÉXICO

PROMOTORA CULTURAL INTERNACIONAL

POEMA DEDICADO AL LIC. ANDRES MANUEL LOPÉZ OBRADOR

POR SU TRIUNFO EN MÉXICO Y AL MOVIMIENTO DE REGENERACION NACIONAL

 

Bendigo mi origen y la tierra a dónde el Dios Tolo me vio nacer.

Agradezco a los que lucharon y dieron su vida para darme patria y libertad, y sin duda han pasado ya a la historia. A los Curas de Hidalgo y Morelos, hombres fuertes por su fe, que legaron al pueblo Mexicano la creencia de recibir lo que uno espera aunque este no se vea.

Bendigo a las mujeres fuertes, que dejaron a sus familias para ir en busca de un mejor destino y que gracias a ellas podemos ejercer ya nuestro voto, en México desde el 17 de octubre de 1953.

Benditos aquellos políticos que han servido a sus hermanos, sin haber tenido ninguna ignominia, oligarquía y utopía para su pueblo mexicano: y no se honran con haberse servido de él.

Benditos los que estando en la curul de su cargo, luchan por hacer de un país mejor día con día, que no se afrentan de nuestro origen mestizó, y que juntos vamos en mejoría del pueblo marginado. En donde en pleno siglo XXI aún hay tanta hambre marginación discriminación, y municipios en cada estado en extrema pobreza y en lucha por tener lo necesario.

Han pasado tantos aristócratas con orgullo de ser mexicanos pero teniendo sus ahorros en países hermanos. Olvidándose de que en este su país, podemos hacer algo para levantarlo. Es tiempo de que hagamos algo. Exhortando a los que tenemos hambre y poder en justicia he oído comentarios de ciudadanos, políticos, empresarios, pastores, sacerdotes, literatos y gente en común de que estamos viviendo tiempos difíciles, u otros con temor han pronunciado la palabra APOCALIPSIS. Más si seguimos decretando con esas palabras, y olvidándonos del todo poderoso. Gran arquitecto, Dios. O como cada uno le llame.

Y no siguiendo el ejemplo de aquellos que nos dejaron un país libre y soberano Y la bendición de ser mexicanos. No solo les bastaría para dejarnos con el precio del dolor y la angustia de nuestra propia cobardía.

Qué bendición va a hacer escuchar que a diario escucháramos en las noticias y leamos en las prensas.

Que nuevas campañas políticas vendrán y que nuevos representantes políticos tendremos, pero que aunados a ellos incluyéndome yo, voy a ser esa mejor ciudadana para obtener se mejor gobierno.

Y así en cada delegación, en cada municipio y en cada rincón de cada estado de mi bella republica tengamos una misma convicción y unidos en México el latir con un solo corazón

María Luisa Alarcón Hernández, mary_le_wys@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *